domingo, 6 de abril de 2014

Reflexiones domingueras

Lluvia y domingo no deberían juntarse,
¿acaso no tiene ya suficiente eso de gris?
Dificulta el manejo del desencanto.
Sin embargo, despliego el mantel verde
para tornarlo en sentimiento productivo
y construyo con los fragmentos de mosaicos
mi próxima ilusión a colores y formas y mar.
Ya dicho, la superstición mía o maldición
de admitir amor, acarreando el fracaso.
Debería considerar brindar un servicio público:
"rento interés romántico por tiempo indeterminado,
infalible para que encuentres tu media naranja".
Donde pongo el ojo, otra consigue pareja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada